Actualidad

Baño libre en San Sebastián tras el susto de las calaveras portuguesas

Las playas de San Sebastián vuelven a ondear este lunes la bandera verde tras unas horas en las que se pedía precaución para el baño después de que tres bañistas fueran ayer picados en Ondarreta y en la Isla de Santa Clara por las temidas carabelas portuguesas, de las que este lunes no se han descubierto nuevos hallazgos.

Hacía 5 años que no nos visitaban, y puede ser que la temperatura elevada del agua haya favorecido su aparición. Tienen color violáceo y largos filamentos cargados de células urticantes y el responsable de Marketing del Aquarium de San Sebastián, Xabier Lasaga, ha pedido a los bañistas que no se acerquen si avistan un ejemplar y aconseja acudir a los servicios sanitarios “si sienten una picadura, que les puede producir, dolor, hinchazón y urticaria”.

Al menos tres personas fueron atendidas el domingo en la bahía de La Concha por contacto con ‘falsas medusas’. Dos de los casos han ocurrido en la playa de Ondarreta y la tercera en la Isla de Santa Clara.

Su picadura provoca quemaduras e hinchazon y en personas alérgicas pueden provocar incluso shock anafilático. La primera vez que se las avistó fue en 2008 aunque fue en 2010 y 2011 cuando Protección Civil y varios ayuntamientos guipuzcoanos costeros retiraron cientos de ejemplares de las aguas de San Sebastián, Zarauz, Zumaia, Hondarribia y Deba.

Las ‘carabelas portuguesas’ destacan por su característico color azul violáceo y sus largos filamentos cargados de células urticantes. Permanecen siempre en superficie, aunque bajo el agua esconden unos tentáculos de hasta 30 metros de largo. Sobre la arena su aspecto es el de una bolsa de plástico flotante o un globo de reflejos rosáceos que resulta muy atrayente para los niños pequeños.

© Riproduzione Riservata

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *