Ambiente Cataluña Noticias locales

El fenómeno de la erosión de las playas en Barcelona

Un grupo de expertos está estudiando una solución que permita resolver el problema a través de un modelo de gestión sostenible.

Cada año las playas de Barcelona pierden aproximadamente 40.000 metros cúbicos de arena que el Ayuntamiento sustituye con arena artificial, entre 6.000 y 8.000 metros de sedimentos que se acumulan en el Port Olímpic. Sin embargo, esta cantidad es insuficiente.

El fenómeno de la erosión empezó en 1992 cuando se notó que el espacio mínimo para mantener el uso recreativo de las playas había bajado a 25 metros. Por esta razón, se instaló encima de  la Torre Mapfre unas cámaras que avisan cuando la franja baja de los 25 metros. En este caso, el indicador pasa de verde a rojo y se necesita una intervención.

En algunas zonas, este indicador está siempre en rojo, como en la Playa de Mar Bella: el Ayuntamiento, recientemente, ha cerrado la zona de la duna de la playa de Mar Bella porque el temporal ha dejado al descubierto sus fundamentos y hay peligro de caídas para los paseantes.

La pérdida de arena de las playas de Barcelona entre el 2009 y el 2019 ha sido de un 85% en la Mar Bella; de un 72% en la del Llevant, de un 71% en Nova Icària, de un 58% en la Nova Mar Bella. En la única en la que el porcentaje es bajo es la del Somorrostro, con un 5%.

En frente a estos datos, el Ayuntamiento de Barcelona a través del concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica y junto con un grupo de expertos y profesionales del tema, la necesidad urgente de organizar un plan definido con pautas concretas para resolver el problema. Por el momento, se ha llegado a la conclusión de que hay que aplicar un modelo de gestión sostenible y, mientras tanto, seguir aportando grandes cantidades de arena artificial.

© RIPRODUZIONE RISERVATA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *