Ambiente

Para proteger el medio ambiente, Barcelona prohíbe fumar en todas sus playas

La ciudad catalana declara la guerra a las colillas. Las medidas para proteger los cinco kilómetros de arena de la ciudad incluyen la instalación de aparcamientos para bicicletas y la protección de los sistemas de dunas.

Para un litoral que suele asociarse con la vida nocturna y el turismo de masas, se trata de una valiente decisión medioambiental: Barcelona ha decidido prohibir fumar en todas las playas de la ciudad, durante todo el año. La decisión de la alcaldesa, Ada Colau, se produce un año después de la puesta en marcha del proyecto para reducir los residuos y salvaguardar la salud de los ciudadanos. Comenzó con una prohibición en cuatro playas de Barcelona, pero hoy el ayuntamiento, al anunciar la apertura de la temporada de baño, ha anunciado que no se podrá fumar en todo el litoral del municipio, cinco kilómetros de playas en total.

Además de la prohibición, el Ayuntamiento está poniendo en marcha un plan de control que incluye una campaña informativa en una primera fase entre abril y junio, en la que se comunicarán al público los beneficios medioambientales y sanitarios de las playas libres de humo y colillas, en lugar de prohibirlas y multarlas. A partir de julio entrará en vigor la prohibición, con controles por parte de la Dirección de Playas y la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB).

El Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado que la prohibición de 2021 en las playas de Sant Miquel, Somorrostro, Nova Icària y Nova Marbella ha reducido hasta siete veces el número de fumadores. La multa para los infractores es de 30 euros, pero el concejal de Transición Ecológica, Eloi Badia, aseguró que la semana pasada no se multó a nadie: «Todo el mundo lo entendió perfectamente y sólo tuvimos que advertir a algunos fumadores despistados para que se trasladaran al paseo a fumar».

Para fomentar la movilidad sostenible, el año pasado el ayuntamiento completó la instalación de aparcamientos para bicicletas en el 100% de las playas y continuó con las obras para aumentar la resistencia del arenal metropolitano. Las acciones incluyen la suspensión del arado de la playa, que provoca la pérdida de arena, el mantenimiento y la consolidación de los sistemas dunares y la modificación del calendario de colocación del mobiliario y los equipos. El objetivo es ayudar a recuperar la biodiversidad de estos espacios y aumentar la calidad del paisaje. Durante la primavera, también se llevó a cabo una operación masiva de retirada de especies vegetales invasoras, con un total de más de 4.600 kg de las especies Arctotheca calendula, Carpobrotus (conocida por nosotros como «uña de bruja») y Yucca aloifolia.

© RIPRODUZIONE RISERVATA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.