Accesibilidad Actualidad

Susto en Luarca al desprenderse toneladas de rocas sobre la carretera de acceso a las playas

El geólogo luarqués y decano de la Facultad de Geología, Carlos López, lleva años alertando de la peligrosidad de esta zona. Considera que la malla que protege el talud y que se instaló en 2009 está en malas condiciones y ofrece una falsa sensación de seguridad a los muchos vecinos que transitan por la zona. A juicio de este experto, la malla no se colocó adecuadamente al anclarse «a zonas de terreno inestables», que habría que haber limpiado previamente.

López calcula que en esta ocasión (el desprendimiento se produjo a unos cincuenta metros del registrado el pasado enero) cayeron unas ciento treinta toneladas de roca. Explica que los desprendimientos «se producen porque las rocas están fracturadas y hay una alta inclinación de la ladera». En este caso, añade, las lluvias ayudan a que descienda el material, pero no son la única causa: «En este punto lo que pasa es que hay una pared de roca casi vertical, la roca está fracturada y lógicamente caen fragmentos. No llovió de forma excepcional en las últimas horas ni mucho menos, esto estaba a punto de caer y la lluvia fue la gota que colmó el vaso. Las lluvias no agrietan las rocas en bloques para que caigan, solo ayudan a empujarlas».

El decano de la Facultad de Geología indica que el viernes pasado estuvo en la zona con los estudiantes del Máster de Geología Aplicada «analizando precisamente estos precarios sistemas de estabilización y la falsa sensación de seguridad que proporcionan». Reitera el geólogo que el sistema de mallas que tiene el talud «ni es suficiente, ni es seguro».

© RIPRODUZIONE RISERVATA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.