Actualidad

Vuelta a las playas, las normas de seguridad en las comunidades autónomas

Después de la idea, descartada, de instalar mamparas de plexiglás, los ayuntamientos costeros se están organizando a través de la parcelación de las playas y app para la reserva.

Con la llegada del buen tiempo, los españoles ya están pensando en cómo y cuándo van a disfrutar de las playas. España goza de 3.500 playas repartidas en 8.000 kilómetros de costa: se trata de litorales, en muchas ocasiones, anchos y muy largos donde cualquiera podría disfrutar del sol, manteniendo la distancia de seguridad requerida. Sin embargo, sabemos que, incluso en las playas más grandes, en la época de temporada alta es difícil encontrar el espacio suficiente solo a clavar la sombrilla. Por lo tanto, muchos ayuntamientos están intentando organizarse para poder llegar preparados al momento cuando el gobierno dejará a todos disfrutar de las playas a las que, por el momento, solo se puede acceder para dar un paseo o para nadar y surfear en el mar.

La solución más recurrida será parcelar la arena en cuadrículas. Muchos ayuntamientos costeros piensan en segmentar las playas para diferentes usos y usuarios y varios van a convertir a sus socorristas en vigilantes de la «distancia social». Hay también quien va a instalar sensores de inteligencia artificial que marcarán un semáforo de aforo que se pueda consultar desde el móvil e, incluso, se ha pensado en sistemas de reserva previa de parcela y hora. Cada comunidad autónoma tiene una postura diferente en frente del tema:

Andalucía

Fuengirola quiere ser la primera localidad turística de España en emplear inteligencia artificial para controlar el aforo de playas y espacios públicos, mediante un programa que dará información en tiempo real sobre la afluencia de personas para evitar aglomeraciones y reducir el riesgo de contagio. El usuario de la playa podrá conocer el grado de saturación de cada zona gracias a ese sistema mediante una «app» gratuita, con un código de colores: verde (disponible), amarillo (ocupado ya en un 75 %) y rojo (ha llegado al 100 % y no admite más personas). En Motril, en la Costa Tropical de Granada, alisarán y acondicionarán el litoral para poder multiplicar el espacio utilizable y también dispondrán de dispensadores de gel hidroalcohólico, mascarillas y otros elementos de protección en los módulos de salvamento.

Asturias

La Comunidad de Asturias prefiere esperar que el gobierno dicte medidas más concretas ya que sus playas son de las más estrechas de todo el país y, entonces, sería difícil pensar de parcelar la costa asturiana.  Una alternativa podría ser segmentar zonas para diferentes usos y usuarios con el objetivo de proteger a las personas más vulnerables.

Baleares

En Mallorca se aplicará un distanciamiento mayor al que fije la norma general. Las sombrillas, con dos hamacas cada una, estarán separadas en horizontal por ocho metros, con diez metros de distancia entre cada fila, el doble que en circunstancias normales. En las zonas con servicios se plantea una distancia entre sombrillas de 4,4 metros.

Canarias

Las Palmas de Gran Canaria tenía ya previsto antes de la pandemia de coronavirus implantar un sistema de monitorización de la playa de Las Canteras que permitiera conocer su situación en tiempo real a través de una app. En las playas más pequeñas, como las del Municipio de Mogán, se piensa parcelar en tres zonas, con recintos de 2,5 por 2,5 metros (para dos toallas o dos hamacas) y de 5 por 2,5 metros para familias.

Cantabria

La costa de Cantabria cuenta con playas muy largas y anchas por las que se piensa que no habrá grandes problemas de aglomeraciones. De todas formas, la capital cántabra está a la espera de que la Demarcación de Costas le aclare cómo tiene previsto gestionar y organizar los arenales.

Cataluña

En Lloret de Mar (Girona), el segundo destino turístico más importante de Cataluña y uno de los más demandados de España, se piensa dividir sus dos playas principales en tres sectores: grupos de ancianos, familias y adultos sin niños, todos con limitación de aforo. Las duchas y servicios públicos sólo abrirán si se puede garantizar que no hay riesgo de contagio.

Comunidad Valenciana

En Valencia también se está adoptando la idea de parcelar las playas para controlar el aforo. Los turistas podrán previamente controlar el aforo de cada playa a través de una app. Habrá turno de mañana o de tarde, y se establecerán unas pasarelas de entrada y salida a la arena. Otra medida que probablemente se adoptará es reforzar el servicio de socorrismo, por si es necesario recordar a la gente que mantenga la distancia de seguridad o tomar la temperatura.

Galicia

La playa de Silgar quedará parcelada en 780 espacios, con un límite de capacidad de 2.340 personas y la Playa de Las Catedrales, otra playa de referencia de la Comunidad, ya tenía un número de accesos limitados y controlados a través de un sistema de reservas en línea.

País Vasco

En las playas más concurridas de Gipuzkoa, las tres de San Sebastián y las de Zarautz, sus respectivos ayuntamientos aún no han adoptado ninguna medida para ordenar su uso cuando se reabran a los bañistas. Prefieren esperar indicaciones oficinales más claras por parte del Gobierno vasco y el Ministerio de Sanidad.

Murcia

En la Región de Murcia, se han celebrado ya algunas reuniones técnicas para analizar cómo se afronta el verano en sus 250 kilómetros de costa. Sin tener directrices concretas, las decisiones se aparcan para no dar pasos en falso, aunque desde algunos consistorios analizan ideas como cuadricular el espacio en la arena y hay quien ha recibido ofertas de empresas que plantean colocar mamparas.

© RIPRODUZIONE RISERVATA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *