Ambiente Noticias Internacionales

Alianza entre pescadores y tortugas firmada en Ecuador

También gracias a un proyecto apoyado por la AICS, con la Cospe, el Ayuntamiento de San Benedetto del Tronto, Terra di Siena Lab y la Universidad de Ferrara.

Más de 100 pequeñas tortugas mestizas de color oliva, o golfinas, como se llaman en español, nacieron en septiembre en la playa del estuario de Cojimies, costa noroccidental de Ecuador. Un hecho poco común, teniendo en cuenta que la especie, muy extendida en zonas tropicales, está amenazada por las actividades de los pescadores y es considerada vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Así lo informó a la agencia Dire el activista ecuatoriano Cristian Figueroa, presidente de la asociación local Servicios Ambientales de Cojimíes (Asoserambcoj).

Sonriente, con un traje de neopreno con el logotipo de la asociación, el ejecutivo habla de cómo él y los miembros de su organización han trabajado duro para proteger los lugares de anidamiento de los anfibios. De sus palabras se desprende el cuidado y el afecto que siente por estos animales.
Los cuidados y la pericia que han ayudado a nacer a más de 100 crías, a menudo víctimas de las actividades de los pescadores «que ven en este animal una fuente de alimento por su desconocimiento y falta de recursos», explica Figueroa, forman parte de un proyecto más amplio que parte de la profunda conciencia de que «la defensa del ecosistema es la única clave para relanzar las actividades pesqueras en la zona, gravemente dañada por los efectos del cambio climático, la contaminación del estuario y la pérdida de manglares, talados en muchos casos para dar paso a estanques de cría de camarones».

Las actividades de Asoserambcoj, integrada por jóvenes buzos profesionales nativos de la zona que han regresado a Comijies tras formarse fuera de la comunidad, se desarrollan en el marco del proyecto Innovación y Sostenibilidad de la Pesca Artesanal en Manabí (Isospam), financiado por la Agencia Italiana de Cooperación al Desarrollo (AICS) en el cantón de Pedernales, provincia costera de Manabí.
La iniciativa, cuyo objetivo es conciliar la sostenibilidad económica y medioambiental, tiene una duración de tres años. Isospam está coordinado por el municipio marqués de San Benedetto del Tronto e implementado por el gobierno provincial de Manabí junto con la Universidad Politécnica Salesiana de Quito (Ups), la Universidad de Ferrara, Terra di Siena Lab, la Cooperativa Blu Marine Service y la ONG Cospe. Los beneficiarios son más de 2000 pescadores de la zona, que se han reunido en tres comités de base en localidades situadas a lo largo y cerca de la ría: Canoa, La Chorrera y precisamente Cojimies.


«Uno de los objetivos es que los pescadores locales se apropien de toda la cadena de producción pesquera, desde la pesca hasta la comercialización directa pasando por la conservación, con el fin de generar beneficios más justos para los trabajadores locales y sus familias», explica Enza Bonetti, profesora de comunicación de la PSU y una de las creadoras de la iniciativa. La ocasión fue una presentación del proyecto que tuvo lugar en las instalaciones de la Facilidad Pesquera Artesanal Cojimíes, una instalación de almacenamiento y procesamiento de pescado anteriormente en desuso que ahora se ha transformado en la sede de las operaciones de Isospam.
«Estamos muy orgullosos de este proyecto, que se centra específicamente en los jóvenes y las mujeres», añadió durante la presentación Mario Beccia, director de la oficina de la AICS en Bogotá (Colombia), con experiencia en todos los países sudamericanos. «Particularmente relevante es también el modelo de cooperación que se desprende de esta iniciativa, que cuenta con la participación clave de autoridades locales como el municipio de San Benedetto, uno de los centros más importantes del cluster pesquero en Italia.

© RIPRODUZIONE RISERVATA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.